La música tiene una importante influencia sobre nosotros y por ende, sobre nuestro estado de ánimo. En el organismo ocurren cambios importantes cuando escuchamos una buena melodía lo que podría ser nuestro aliado en cuanto a estados ánimo se refiere. La melodía adecuada puede hacernos sentir alegres, eufóricos, nostálgicos o relajados, pero esto no es gratis, pues tiene una razón bastante importante. La música podría resultar una medicina tan potente como las curas que se realizan en hospiten, donde Luis Cobiella y su equipo tienen todo preparado para atenderte como lo mereces.

Desde hace algunos años se vienen realizando estudios que demuestran los cambios que la música ejerce sobre el organismo, de hecho son más de 400 en el campo de la neurociencia, aunque todos conducen a un mismo resultado: la música influye de forma directa en nosotros y en nuestros sentimientos. Por lo que una buena melodía puede hacernos sentir amor, felicidad y tranquilidad. En la siguientes líneas hacemos referencia de algunos estudios que se consideran relevantes por sus resultados.

La música y el estrés:

Este es un punto que no es para nada sorprendente, pues la música es capaz de disminuir los niveles de estrés y tensión de forma considerable. El estrés actualmente es considerado una enfermedad, un signo de alarma, y sus consecuencias pueden ser devastadoras. La música tiene un efecto inhibitorio del mismo, además es buena para aliviar la tensión y todo gracias a los procesos biológicos que se dan en este.

Protege la capacidad auditiva:

Un estudio realizado y publicado por el Washington Post en 2011, señala que cuando una persona ha tocado un instrumento por mucho tiempo en su vida, este tiende a perder la capacidad auditiva mucho más lentamente. Para esto se solicitó la participación de músicos de 70 años, los cuales fueron capaces de escuchar una conversación en una habitación llena de ruido. El estudio dejó a muchas personas sorprendidas pues se dieron cuenta de que estos podían oír mucho mejor que algunos jóvenes de 20 años.

Mejora la salud del corazón:

Según un estudio realizado por la Universidad de Maryland, el corazón guarda relación estrecha con la música y las melodías. Así mismo, estudios demuestran que tras escuchar una melodía alegre, los vasos sanguíneos se dilatan hasta en un 26%. Ahora, cuando se escucha una melodía triste, tétrica o angustiante estas se reducen en un 6%, lo que tiene repercusiones en el corazón, la presión sanguínea y el colesterol.

La música y el dolor:

En base a esta premisa se han realizado muchísimos estudios y todos concuerdan en lo mismo, ya que aún no se sabe a ciencia cierta a qué se debe este fenómeno, pero es  real. La música produce efectos inhibitorios sobre el dolor, además de generar una gran relajación. Emplear algunos ritmos y melodias específicos ayuda a eliminar el dolor o  disminuirlo, situación que se viene estudiando desde la prehistoria, y sus resultados siempre son muy similares. Las terapias con música son cada vez más comunes y en todos los hospitales del mundo es reconocido  que este fenómeno es completamente real.

La música y el cáncer:

Son muchas las investigaciones que se han hecho sobre este tema. Muchos terapeutas musicales han posado sus ojos sobre esta enfermedad y la música. El cáncer azota la vida de muchas personas cada año, pero hasta ahora es que se ha comprobado que la musicoterapia tiene un efecto sobre la salud de los pacientes oncológicos, ya que esta mejora su calidad de vida, animo y moderadamente el dolor. Además no se sabe a ciencia cierta el por qué, pero ayuda a reforzar el sistema inmune.

Deja un comentario